Ser el mentor que te hubiera gustado ser


36 Flares



Filament.io






36 Flares


×

Ser el mentor que te hubiera gustado ser

Ser mentor es algo que beneficia tanto a la persona que lo ejerce como a quien se aprovecha de la experiencia de su mentor, y por eso si te has decidido a dar el paso de ayudar a otra persona a mejorar en base a tu experiencia es porque quieres hacerlo lo mejor posible.

 mentor

El papel del mentor no es hacer el camino de otra persona o decirle lo que tiene que hacer, es orientarle, aconsejarle y ayudarle a que encuentre su propio camino. Pero sobre todo es dar ejemplo, porque en ese caso no vale nada el “haz lo que yo digo no lo que yo hago”. En lo que fallan muchos mentores, y si has tenido alguno has podido llegar a comprobarlo, es en que algunos no predican con el ejemplo.

 

A lo largo de nuestra vida profesional, y de la vida en general, hemos llegado a cometer muchos errores. Y seguiremos haciéndolo. Nuestro deber es conseguir que la persona a la que apoyamos no cometa esos mismos errores, pero también debemos dejarles que se caigan y se vuelvan a levantar, porque de los errores y los fracasos es de lo que más se aprende en la vida.

 

Para ser el mentor que te hubiera gustado tener lo básico es que quieras serlo y que hayas encontrado la persona idónea con la que desarrollar las funciones que te corresponden como mentor. Sólo así encontrarás gratificante la experiencia y sentirás los beneficios de ser un buen mentor. Debes aspirar al crecimiento y desarrollo de la otra persona, y para ello también vas a tener que sacrificarte un poco.

 

Un buen mentor debe:

 

  1. Ayudar a la otra persona a entender una cultura y muchos porqués.
  2. Enseñar sus conocimientos y habilidades sin reservas.
  3. Potenciar las competencias y habilidades de la otra persona.
  4. Ser reflexivo, motivar a pensar y analizar.
  5. Aconsejar siempre que sea necesario.
  6. Aportar su experiencia, contar historias.
  7. Retar y desafiar, no dejar que la persona se estanque pensando que ya ha conseguido todo lo que necesitaba.
  8. Animar a la otra persona, decirle que no debe tener miedo a errar o fracasar.
  9. Utilizar la empatía.
  10. Tener una actitud positiva.
  11. No juzgar.
  12. Hacer un buen seguimiento de su aprendiz.
  13. Ofrecer la máxima confidencialidad.

Es muy importante no confundir mentoring con coaching. Existen diferencias clave entre ambos.

Tú puedes convertirte en el mentor que quieres ser, sólo tienes que desearlo y luchar por ello. En el momento en que veas la evolución de la persona a la que enseñas todo lo que conoces, verás todos los beneficios que supone ser el tutor de otra persona.


36 Flares



Twitter


30








Facebook


4








Google+


0








LinkedIn


2








Buffer


0








Filament.io






36 Flares


×

Responder

Iris Integra

Contribuimos al crecimiento de las empresas a través del desarrollo de las personas. Impulsamos la mejora continua del Know How y el modelo de negocio de las empresas, a través del desarrollo continuo del talento.

 

Carril de Los Caseros, 10
30167 La Raya, Murcia (España)
+34 968 900 327 | Teléfono
+34 968 903 930 | Fax
info@iris-integra.net

Suscríbete a nuestro boletín de noticias y te mantendremos informad@ de todas nuestras novedades.